El BOE del viernes 16 de octubre de 2020, publica la Ley 5/2020 del Impuesto sobre las Transacciones Financieras, que resumimos muy sucintamente en los siguientes párrafos:

El hecho imponible del impuesto está constituido por la adquisición onerosa de acciones de sociedades españolas que tengan acciones admitidas a negociación en un mercado regulado, y que tengan un valor de capitalización bursátil superior a 1.000 millones de euros. La relación de las sociedades con un valor de capitalización bursátil superior dicha cantidad se publicará en la Sede electrónica de la Agencia Estatal de Administración Tributaria

La base imponible es el importe de la contraprestación, con reglas especiales para, entre otros supuestos, adquisiciones y transmisiones realizadas en el mismo día. El impuesto se exigirá al tipo impositivo del 0,2 por ciento. La Ley de Presupuestos Generales del Estado podrá modificar el tipo impositivo y las exenciones del impuesto.

Se declaran exentas determinadas operaciones propias del mercado primario, las necesarias para el correcto funcionamiento de los mercados, las que vengan originadas por operaciones de reestructuración empresarial o por medidas de resolución, las que se realicen entre sociedades del mismo grupo y las cesiones de carácter temporal.

Aunque el sistema de declaración y liquidación del impuesto queda pendiente de desarrollos reglamentario, no obstante existirán supuestos en los que el depositario central de valores establecido en territorio español sea quien, en nombre y por cuenta del sujeto pasivo, efectúe la declaración y el ingreso de la deuda tributaria. De esta forma se pretende lograr un alto grado de automatización en la gestión.

Finalmente, la Ley entrará en vigor el 16 de enero de 2021.