El BOE nº127 de 7 de mayo de 2020, publica el RDL 1/2020 por el que se aprueba el texto refundido de la Ley Concursal, que – según su exposición de motivos – regulariza, aclara y armoniza la norma con el mayor alcance posible sin rebasar el mandato del legislador, norma concursal necesitada de ello tras las reformas y contrarreformas experimentadas desde su entrada en vigor, que convirtieron a determinados artículos (vgr.  el artículo 5 bis, sobre comunicación de negociaciones con los acreedores; el artículo 64, sobre los efectos de la declaración de concurso sobre los contratos de trabajo; el artículo 71 bis sobre el régimen especial de rescisión de determinados acuerdos de refinanciación, el artículo 100, sobre contenido de la propuesta de convenio; el artículo 149, sobre reglas legales en materia de liquidación de la masa activa; el artículo 176 bis, sobre especialidades de la conclusión del concurso por insuficiencia de la masa activa; o el artículo 178 bis, sobre el beneficio de la exoneración del pasivo insatisfecho) en verdaderas secciones, cuando no capítulos en si mismos.

El orden cronológico (declaración de concurso, efectos del concurso, fase de convenio, fase de liquidación, reapertura y calificación) ha sido sustituido por un criterio de exposición sistemático, compuesto por tres libros, dedicados, respectivamente, (i) al concurso de acreedores; (ii) al “derecho preconcursal”, expresión que engloba a los acuerdos de refinanciación, al acuerdo extrajudicial de pagos y al concurso consecutivo; y (iii) a las normas de derecho internacional privado, que resultan subsidiarias de los establecido por el Reglamento (UE) 2015/848 sobre procedimientos de insolvencia, y demás normas de la Unión Europea o convencionales que regulen la materia.

Posiblemente el ánimo gubernamental para aprobar el presente Real Decreto Legislativo en las presentes circunstancias obedezca a su intención de facilitar la tramitación de los procedimientos de insolvencia y “expedientes” de parainsolvencia que parecen avecinarse en el momento y en el lugar en el que se escriben estas líneas, mediante la aclaración de los puntos mas oscuros de la ya derogada Ley Concursal.